segunda-feira, 18 de julho de 2011

FOI ASSALTAR salão de beleza e acabou escravo sexual

Intenta robar en una peluquería y termina de esclavo sexual de la dueña

VIKTOR JASINSKI não imaginou que o assalto a um salão de beleza ia terminar dessa maneira. O homem de 32 anos acabou sendo a vítima da dona do estabelecimento, que o dominou e o transformou em seu escravo sexual durante 3 dias. 

Não contava que Olga Zajak, 28 anos, era faixa preta de caratê. Ela o dominou e o arrastou para para um local atrás do salão, prendendo-o com o cabo do secador de cabelos. Obrigou o ladrão fracassado a até tomar viagra para assegurar-se de que o serviço seria bem prestado. Tudo isso, segundo ela, para dar-lhe uma lição. Depois de três dias, o liberou porque a lição havia sido dada.

Isso aconteceu na Rússia, Meschchovsk. Quem conta melhor a história é o Blog IMPRESIONES, Madrid, España. 


Viktor Jasinski no imaginó que su robo a una peluquería iba a terminar de esta manera. El hombre de 32 años terminó siendo la víctima de la dueña del local, quien lo atrapó y lo convirtió en su esclavo sexual durante tres días. El fallido ladrón entró en un salón de belleza de Meshchovsk, en Rusia, con la intención de desvalijarla, pero se convirtió en la víctima. Jasinski contó a la policía su pesadilla cuando intentó robar en la peluquería de Olga Zajac. La mujer de 28 años, que es cinturón negro de Karate, se abalanzó sobre el ladrón y con una sola patada lo dejó fuera de combate, según publica el 'Daily Mail' . El delincuente, víctima de la peluquera, aseguró a los agentes, que esta lo arrastró inconsciente hasta una habitación en la parte de atrás del local, donde lo ató con el cable de un secador de pelo. De acuerdo con la historia del caco ultrajado, la mujer lo desnudó y lo convirtió en su esclavo sexual durante tres días para "darle una lección". Para asegurar la calidad del servicio, lo obligó a tomar Viagra. Después de las sesiones, el delincuente fue liberado porque "ya había aprendido la lección". Sin embargo, Jasinski, acudió a una comisaría donde contó lo ocurrido. Los dos individuos, el ladrón y la peluquera, fueron arrestados. La mujer fue sometida a un interrogatorio en la que admitió haber tenido relaciones sexuales con el frustrado ladrón, sin embargo se indignó con el resto de la historia. "¡Qué hijo de p...!", dijo Olga Zajac. "Tuvimos sexo un par de veces, pero le compré unos pantalones nuevos, lo alimenté y hasta le di 1.000 rublos cuando se fue."

Casa, comida e roupa lavada e o filho de p... ainda se queixou! Se a moda pega, vai ter muita gente tentando assaltar salão de beleza por aí. Para ela, caiu na rede é peixe.
Durma-se com um barulho desses!

2 comentários:

OBRIGADO por comentar e volte sempre ao BLOGUE do Valentim!